Los rinocerontes a veces pelean entre sí. Los rinocerontes negros usan el más grande de los dos cuernos en sus narices como armas en una pelea.

Sus cuernos, hechos de una sustancia similar a la de las uñas humanas, a veces se rompen, pero se regeneran o vuelven a crecer. Las hembras de rinoceronte también usan sus cuernos para proteger a sus bebés de depredadores como leones, cocodrilos y hienas.

A pesar de su feroz reputación, los rinocerontes negros tienen un lado más suave. Las hembras son madres muy atentas. Cuidan a sus crías durante años, protegiéndolos de los enemigos y enseñándoles cómo sobrevivir de forma independiente. Los rinocerontes jóvenes suelen quedarse con sus madres hasta que nace un hermano. Para entonces, generalmente tienen más de dos años, son casi del tamaño de un adulto y están listos para vivir solos.

Los humanos son la única amenaza real para los rinocerontes negros adultos. En varias culturas asiáticas, la gente cree que un cuerno de rinoceronte proporciona una medicina poderosa para una variedad de dolencias. Otras personas, que viven principalmente en el norte de África, usan cuernos de rinoceronte para hacer los mangos de dagas especiales. Dado que los cuernos de rinoceronte tienen precios altos, muchos cazadores furtivos están dispuestos a violar la ley y matar a estos animales en peligro de extinción.

Hay cinco especies diferentes de rinoceronte: negro, blanco, javanés, gran indio y Sumatra.

Rinoceronte negro

Quedan muy pocos en libertad.