Los pingüinos Adelia construyen nidos recogiendo áreas en el suelo. La hembra suele poner dos huevos en el nido. Los huevos del pingüino Adelia eclosionan en diciembre.

En el invierno antártico, los pingüinos Adelia viven en el mar. Ambos padres cuidan los huevos. Mientras uno se queda para mantener los huevos calientes y a salvo de los depredadores, el otro padre se dirige al mar para comer. Se alimentan principalmente de krill, diminutos animales parecidos a los camarones, pero también comen pescado y calamares.

Los padres se turnan para cuidar a sus crías después de que nacen hasta que los polluelos tienen aproximadamente tres semanas de edad. En ese momento, ambos padres pueden salir a buscar comida mientras los polluelos se reúnen en la seguridad de un gran grupo de otros pingüinos jóvenes. Estos grupos de jóvenes Adelia se denominan guarderías.

En marzo, cuando los polluelos de Adelia tienen alrededor de nueve semanas, sus suaves plumas de bebé han sido reemplazadas por plumas adultas impermeables. Se sumergen en el mar y comienzan a buscar comida por su cuenta.

Como otras especies de pingüinos, los Adelia son excelentes nadadores. Son poderosos y elegantes en el agua, con cuerpos en forma de torpedo que atraviesan el agua. Sus alas modificadas ayudan a impulsarlos a través del agua en lugar del aire. Estos pájaros son nadadores, no voladores.