A pesar de su gran tamaño, los manatíes antillanos son elegantes nadadores. Aunque generalmente se mueven a cámara lenta, también pueden navegar o nadar a un ritmo constante, a cinco millas (ocho kilómetros) por hora. ¡En ráfagas cortas pueden incluso superar las 15 millas (24 kilómetros) por hora!

Mientras navegan, los manatíes avanzan moviendo sus fuertes colas hacia arriba y hacia abajo. Conducen con la ayuda de sus aletas flexibles. Cuando están en aguas poco profundas, los manatíes usan sus aletas para caminar, colocando lentamente una frente a la otra. Como las ballenas y los delfines, los manatíes son mamíferos. Aunque viven en el agua, tienen que salir a la superficie con frecuencia para respirar aire. Mientras nada, los manatíes toman aire cada tres o cuatro minutos. Cuando están descansando, pueden permanecer bajo el agua hasta por 15 minutos.

Los manatíes son animales amables. Rara vez luchan y no tienen enemigos naturales.

Al subsistir de plantas acuáticas y plantas que crecen en la orilla del agua, un manatí ingiere hasta 1 libra (0.5 kilogramo) de alimento por cada 10 libras (5 kilogramos) que pesa.

Vea dónde viven los manatíes antillanos.